Saturday, February 27, 2016

Al otro lado del silencio



Por una noche, quizás, podrías olvidar que se trata de un error.

Entonces dejarás las llaves en tu bolsillo y te olvidarás de volver a casa. Cogerás el volante de tu coche y tomarás la primera carretera lejos de tu ciudad. Pararás en la primera estación y pedirás llenar el depósito. Te dejarás la cartera en alguna parte del mostrador cuando el chico del manojo de manos con uñas ennegrecidas culmine la alquimia cliente versus sombra inexistente.

Mirarás el cuenta kilómetros y trazarás una ruta que te lleve al lugar al otro lado de las tres últimas cifras. De preferencia, escogerás el sur y el oeste. Se tratará de mero instinto e ignorarás preguntarte el por qué mientras seleccionas una cassette olvidada en tu guantera.

Tomarás la carretera secundaria de preferencia sobre las autovías o carreteras principales. Tomarás cada curva invadiendo el carril de sentido contrario si fuera necesario.

Abrirás la ventanilla del lado del copiloto y encenderás un cigarrillo aunque sabes que no te gusta. Evitarás no cantar la melodía de la canción que aleatoriamente has elegido y olvidarás que el guitarrista es siempre el héroe en la historia.

Te olvidarás de tu nombre, de tu lugar de nacimiento y de tu trabajo.

Y sobre todo, te olvidarás de mí para siempre. No pensarás jamás en las miradas, en los gestos, en la manera en que mi alma rozó tus labios y en el latido de mi corazón bajo tu rostro en la noche. Eliminarás todas mis fotos de tu ordenador y mandarás al vacío informático las cifras de mi número de teléfono en tu agenda.

Te olvidarás del nosotros mientras adoptas el nuevo yo con un vigor que no recordabas. Te asegurarás de atraer la atención de las aves de carroña para que terminen con el aperitivo de mi cadáver y de que cambien su dieta por la de las migas de pan con las que se marca todo camino.

No volverás.

No llorarás.

No sentirás.

Vivirás al otro lado de esa carretera hacia el cielo de un mañana desprovisto de las nubes de un amor evaporado al otro lado del silencio

No comments:

Post a Comment